El Monstruo Asustado

A fine WordPress.com site

La Mansión de los Altos Estudios

en febrero 10, 2013

Para los astrólogos la Casa de los Altos Estudios es la casa número nueve, la del tránsito de  tapa blog grande1formación espiritual, la educación superior, la filosofía, los viajes, las profesiones, la ciencia y la búsqueda del significado de la vida; la forma en que cada persona concibe el mundo… Estos datos los tuve después de haber elegido el título de la novela, lo que demuestra, como dice Cortázar, que “la casualidad suele hacer muy bien las cosas” puesto que de todos estos asuntos, con mayor o menor acierto, se habla en este libro.

Cuando se publica una novela los escritores suelen decir que se ha cerrado un ciclo, dando a entender que pronto se iniciará otro, otra novela, un nuevo libro. En este sentido, La Mansión de los Altos Estudios no se convirtió en un proyecto de novela hasta que el autor, dicho esto en un sentido literal, no acabó de cerrar todas las puertas de aquella casa, o de abandonar todas aquellas casas que habitó en su primera juventud. Ya en el prólogo de la novela Olga Orozco nos advierte: “Había en varios tiempos varias casas que eran una sola casa”.

La Mansión de los Altos Estudios comenzó a vivirse antes que a escribirse, pero, en este caso, la   experiencia no precede en el pasado a la narración en el futuro, como sucede naturalmente en la mayoría de las novelas, aquí todo sucede de manera simultánea, la experiencia junto a la experiencia de contarla; narrada con insistencia en un continuo presente, cada vez que un lector entra en la casa algo está sucediendo. Dicho de otra manera, todos están vivos, personas, personajes y lectores, salvo el escritor, no muerto pero ausente, que trata de alejarse sin hacer demasiado ruido, y de borrar sus huellas antes de quedarse dormido.

Una vez que el autor se aleja, el proyecto de escribir la novela comienza a cobrar forma. Tiene pinta de novela experimental, en el sentido de experimento de laboratorio; una mezcla rara de tonos, tiempos y géneros diferentes; un cóctel explosivo de personas y personajes que al ingerirlo sabe a todos y a ninguno; otra vez Olga Orozco: “Hasta que se devore eso que habitualmente llamamos rostro y se pueda ver quién es quién lo devora”.

Cuando el que escribe acepta su condición de personaje, cuando el observador se confunde con lo observado, por lógica, se acaba escribiendo sobre la experiencia de escribir una novela; en este caso acerca de la imposibilidad de escribirla: “Escribo sin conocer el desenlace de lo que escribo. Busco en tus líneas mi imagen en la lámpara encendida en la mitad de la noche…” Octavio Paz.

Por lo demás, esta novela está escrita como cualquier otra, introducción, nudo y desenlace, y puede leerse de la misma manera – quizás con un poco más de fe- que cualquier otra novela que acaba de publicarse o que anda por ahí.

Aunque en la Mansión de los Altos Estudios sucedan cosas extrañas, paredes que hablan, escritores con turbante y payadores de ultratumba, también puede leerse como la metáfora de un país que se destruye antes de construirse; un curso de supervivencia, o un libro de autoayuda para aceptar lo inevitable; o mejor dicho que no podemos tirar el córner y saltar a cabecearlo, aquello que tenga que suceder sucederá…
Espero que les guste este libro que escribí.

Editada por “Novum Publishing”, a los que agradezco su paciencia, la novela está disponible en Amazon y en la librería de la Editorial.
Amazon.com

Anuncios

2 responses to “La Mansión de los Altos Estudios

  1. Napia dice:

    ¡Robinson, indudablemente usted es un maestro!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: