El Monstruo Asustado

A fine WordPress.com site

The Tao of Happiness

en agosto 21, 2012

A propósito de “El poder del Tao”, último libro de Lou Marinoff

Lou Marinoff, profesor y catedrático de filosofía del City College de nueva York, autor de “Más Platón y menos Prozac”, libro que fue todo un “best seller” en Estados Unidos, ha publicado este libro dedicado a la exposición de algunas enseñanzas de Lao Tzu (1). El libro está escrito con la intención, no solo de trasladar estas enseñanzas a nuestra vida moderna, sino también “aplicarlas” a diversos aspectos cotidianos,  como a nuestra salud, al bienestar emocional, el trabajo, al amor, a las relaciones sociales y afectivas,  también a otras cuestiones personales decadentes o en mal estado en estos tiempos de crisis, con el objetivo de mejorarlas mediante la sabiduría taoísta.El libro en cuestión está compuesto por 16 capítulos. El primer capítulo está dedicado a una breve introducción del Tao, o a lo que en occidente entendemos como filosofía taoísta, con menciones a Lao Tzu, Confucio y al I Ching (El Libro de las mutaciones). Los capítulos siguientes, cada uno dedicado a un tema actual, por ejemplo a la salud, al bienestar, al estrés, al matrimonio, a la familia, comienzan con alguna cita del Tao Te Ching, como por ejemplo “Todas las cosas grandes del mundo comienzan siendo pequeñas.”, “Lo frágil y blando vence a lo fuerte y a lo duro”, “Un viaje de cien mil kilómetros comienza dando el primer paso”, “ Un buen viajero no deja rastro”, “Nadie nace, nadie muere”, y muchas otras más que a primera vista pueden sonar absurdas, o por lo menos enigmáticas para el pensamiento occidental.

Así los capítulos se ponen en marcha, como en un libro de autoayuda (2), tratando de guiar al lector por los senderos del Tao; demostrando con ejemplos prácticos que si ante las exigencias de la vida moderna, y de los imponderables de siempre- digo yo- logramos actuar con paciencia, amor, desapego y humildad, es decir “con arreglo al Tao”, en vez de angustia, ansiedad y dolor puede que nos encontremos con algo de paz, serenidad emocional y hasta nos alegremos por el simple hecho de estar vivos.

Aunque conviene haberse leído antes el Tao Te Ching, o tenerlo por allí a mano, se trata de un libro muy recomendable para aquellos que se interesan o se inician en los senderos del Tao.

El “Poder del Tao”, así fue traducido al español del original “The Tao of Happiness”, está escrito con la noble intención de demostrarle al lector occidental que una vida más sencilla y en armonía con la naturaleza, en una época de riqueza tecnológica y pobreza espiritual donde el consumo irresponsable, la falta de respeto general, la ambición desmedida y las ansias de poder ilimitado parecen ser nuestros objetivos primordiales, no solo es posible, sino que es seguramente mucho más digna, más provechosa y más saludable que la que hoy en día muchos de nosotros llevamos.

También recomendable porque, desde su postura filosófica (3),  con el apoyo de las estadísticas y otros datos, nos ofrece un panorama crítico y actual de la sociedad americana, de sus virtudes y desgracias.

A continuación, y para concluir con esta reseña, algunos pasajes del libro en cuestión que me parece, vale la pena destacar:

“Tu yo real es probable que ande más atareado que nunca, no solo siendo un animal social y político, sino tratando de estar al día con las últimas tecnologías digitales. Tu yo virtual ocupa cada vez más tiempo real con el e-mail, Faceboock, Twiter, LinkedIm, Second Life, Youtube, los mensajes de texto y las actualizaciones de software, las páginas web y las compras on-line.” ; “Los aparatos digitales, y todo el valiosísimo tiempo que nos exigen pasar apartados de la realidad, complican en gran medida nuestras vidas sin que ello signifique forzosamente que las enriquezcan. Por no mencionar los perjuicios cognitivos y sociales que pueden infligir a nuestros hijos. Los aparatos digitales demasiado a menudo se utilizan para eludir la vida, no para mejorarla. (Pág.85-86)

 

“Lamentablemente, la enseñanza taoísta sobre saber cuándo detenerse no se ha extendido mucho en Estados Unidos- ni en la civilización occidental en general- durante las últimas décadas. Los ejecutivos de Wall Street, los banqueros y los directivos de grandes corporaciones, entre otros, han sido poseídos por riquezas superfluas”; “Nuestra prosperidad desde los años ochenta del siglo XX a los primeros años del siglo XXI se ha basado en dinero prestado, una forma ilusoria de riqueza económica que ha conducido a una de las mayores burbujas de la historia económica. Hete aquí el planteamiento taoísta: todo cambia, incluso las burbujas. Se hinchan hasta que estallan, y entonces su energía se disipa. Cuando mayor sea la burbuja económica, mayores serán las consecuencias cuando estalle. Tal como Lao Tzu advertía, a las riquezas amasadas las sigue el saqueo”.(Pág. 137-138)

Notas

(1)  Lao Tzu era un funcionario público contemporáneo de Confucio. Su nombre, en chino, simplemente significa “Viejo Maestro”. Cuenta la leyenda que tanto por su buen hacer administrativo como por los sabios consejos que suministró a muchos mandatarios Lao Tzu había alcanzado cierta fama. Cuando alcanzó la edad de jubilarse se retiró a descansar a una provincia vecina de donde había trabajado toda su vida, pero el guardia de frontera al reconocerlo le pidió que escribiera sus enseñanzas para la prosperidad. Así, gracias a este guardián de frontera, Lao Tzu escribió su único libro, el Tao The Ching, una obra maestra de la sabiduría china, escrita de una manera poética unos 500 años a.C.   perdurable y siempre vigente, que ha resistido al paso del tiempo hasta convertirse en patrimonio de nuestra cultura universal.

(2)  “Verás, en Estados Unidos, libros como este suelen ser clasificados como de autoayuda. La industria editorial es un gran negocio, y no cabe duda que la autoayuda ayuda a muchas personas”; “… mí propósito al escribir este libro es ayudarte a ejercer el poder del Tao. Una vez que empieces a hacerlo, podrás olvidarte de los libros de autoayuda”. Pág. 317-319

(3) No me refiero aquí a la filosofía Taoísta pura, sino a la postura filosófica de Lou Marinoff, es decir a la de un profesor de filosofía americano, socrático, algo estoico, inspirado en lo mejor de Emerson y Thoreau, interesado por la cultura china e influido o bendecido por las enseñanzas de Lao Tzu.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: